Jose María Heredia 2910, Prados de Providencia, CP 44670, Guadalajara, Jal.
(+52) 33 31 49 59 61

All you need is love…

All you need is love... la mayoría de las personas hemos escuchado esta famosa canción de los Beatles, todo lo que necesitas es amor. Todo ser humano tiene la certeza en su corazón de que quiere ser amado, sabemos que necesitamos amor. Los dolores y sufrimientos mas grandes en nuestra vida son por causa del amor.
“El hombre no puede vivir sin amor. El permanece para si mismo un ser incomprensible, su vida no tiene sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa en el vivamente” (San Juan Pablo II)

Necesitamos el amor, no podemos vivir sin el, y lamentablemente la carencia más grande en la sociedad no es el dinero, ni el alimento, ni la salud. ES EL AMOR, hay una crisis de amor en la sociedad. Hay miles y miles de personas a nuestro alrededor mendigándolo. Si pudiéramos ver el fondo del corazón de cada persona, oiríamos un grito constante que dice a todo pulmón “por favor ámame” “por favor mírame” “por favor conóceme”.

Todos buscamos el amor, sin embargo muy pocos lo encontramos, porque lo buscamos en el lugar equivocado y de la forma equivocada. Muchas personas pensamos que dando a conocer nuestro cuerpo, encontraremos la intimidad, y que en esta intimidad encontraremos el amor.

Sin embargo, la intimidad física no es garantía de una relación exitosa, hay muchos ejemplos de intimidad física completamente aislada de un amor auténtico: la prostitución, el free, una aventura, el incesto, la promiscuidad, etc. El corazón del hombre no fue creado para este tipo de intimidad vacía.

Anhelamos y merecemos un amor que es total, irrevocable, exclusivo, permanente; y la intimidad sexual ha de ser una expresión de ese tipo de amor. Cuando se trata de construir un amor de pareja sin estas características, termina frustrando el corazón humano, defraudando su necesidad y su derecho al amor auténtico. Vivir la intimidad sexual sin la base de esta entrega siempre termina siendo un uso de la persona y un abuso de su intimidad.

La persona humana tiene una dignidad tan grande que no debe nunca ser usada como un medio para lograr un fin. La única actitud adecuada hacia la persona humana es el amor, un amor benevolente, que quiere el mayor bien de la persona que amamos.

Es por ello que el amor exige compromiso, no sólo el compromiso de quedarte al lado del amado, sino el compromiso de siempre buscar su mayor bien. Es comprometerte con el Bien mismo, y con el bien de esta persona particular. Por eso es tan importante darle al amado lo que merece, pagar el precio justo para poder entrar en su confianza e intimidad, es decir, la entrega total de uno mismo. Si quieres que el otro sea totalmente tuyo, tendrás que darte totalmente a la persona que amas; y cuando los dos se han entregado de forma total, exclusiva e irrevocable, luego se pertenecen de tal forma que pueden compartir su intimidad sin límites.

La intimidad sexual entre dos personas humanas crea familias. El sexo no sólo hace bebés, también hace papás. Hace que dos personas que antes sólo eran pareja lleguen a ser padres de familia y sólo puede haber una estabilidad familiar cuando esta se construye sobre la base firme de un amor total, exclusivo e irrevocable. Si no, los amantes cometen una injusticia no sólo consigo mismos, sino también con los hijos que podrían llegar a existir como resultado de su unión.

La persona humana anhela la intimidad sexual, pero anhela aún más el amor auténtico. Intimidad sexual sin compromiso y sin pasión deja el corazón vacío, pues este anhelo de intimidad sexual en el fondo es un anhelo de poder expresar ese amor total, exclusivo e irrevocable que tanto desea.

Sin embargo, tampoco es válido ir al otro extremo, pues el amor no es sólo compromiso, ni solamente “una decisión” como muchos quisieran afirmar. El amor es tanto una experiencia (algo que les sucede a los amantes) como una virtud (algo que los amantes construyen con la benevolencia).

La pasión es lo que les sucede (atracción, deseo, sensualidad, sentimiento, simpatía), el compromiso es lo que construyen (benevolencia, amistad, confianza, aceptación, elección, entrega) y la intimidad es el resultado y la expresión de ese amor completo. Muchos anhelan tanto el amor que tratan de fingir la intimidad. Lamentablemente la intimidad no se improvisa, se descubre y se construye, es fruto de la experiencia y del desarrollo del amor entre dos personas.

Si queremos dejar de mendigar amor y finalmente encontrarlo, hay que buscarlo en el lugar correcto y de la forma correcta, porque recuerda que todo lo que necesitamos es amor, ALL WE NEED IS LOVE…

FERNANDA GOMEZ